Bronquitis aguda y crónica en adultos

Bronquitis aguda y crónica en adultos

La bronquitis es una enfermedad viral que ataca las vías respiratorias causando inflamación en los bronquios, conductos que permiten la entrada de oxígeno a nuestros pulmones, dicha inflamación comienza a obstruir los conductos  y también produce mucosidad dentro de ellos causando problemas para respirar.

Las personas con bronquitis debido a sus problemas para suministrar aire a sus pulmones, presentan jadeo, una sensación de presión en el pecho y también fiebre. Existen dos tipos de bronquitis: la aguada y la crónica.

La bronquitis aguda se caracteriza por ser pasajera, es decir, que después de ser infectados por el virus y someterse a un tratamiento, la bronquitis desaparece.

Por otro lado, la bronquitis crónica permanece en las personas quienes las pueden sufrir una y otra vez a lo largo de su vida, teniendo que someterse a un tratamiento de control.

Aunque la bronquitis se contrae por un virus similar al de la gripe y resfriado, una de las causas más comunes es ser fumadores, sin embargo la bronquitis no solo afecta a las personas que fuman cigarrillos sino también a las personas que no fuman pero que respiran el humo de cigarrillo de otra persona, es decir, a los fumadores pasivos.

También otros contaminantes que se encuentran en el aire como el polvo, el moho, entre otros también pueden desencadenarlo especialmente si la persona es de edad muy avanzada y es alérgico.

Las personas con asma también pueden presentar bronquitis simultáneamente, por lo que es de vital importancia mantenerse alejados de personas con catarro, lavarse bien las manos con frecuencia y evitar ir a lugares concurridos durante las temporadas de gripes como en invierno y verano.

Aunque la bronquitis puede afectar a las personas de todas las edades, es más común que la contraigan personas de edad muy madura, es decir, a partir de los 45 años de edad y más aún en personas de la tercera edad, es decir, de 60 años en adelante debido a que su cuerpo ya no tiene las defensas tan fuertes y también por factores relacionados a sus hábitos de vida, por aquellos que fueron fumadores o aún lo son.

Es importante que los adultos mayores que son alérgicas al polvo, ácaros, moho entre otros contaminantes vean a sus médicos cuando tengan episodios de alergias respiratorias, también la gripa a la tercera edad no es lo mismo que una grima a una persona más joven, pues se puede correr el riesgo de que la enfermedad se complique y de lugar a la bronquitis.

Por eso, a las personas en edad de la vejez se les debe de cuidar más abrigándolos cuando las temperaturas desciendan, evitando que no se someta a cambios bruscos de temperatura, por ejemplo durante el cambio de verano a otoño, o al entrar a lugares climatizados durante el verano, etc.

Los doctores siempre recomendarán que los adultos mayores dejen de fumar, por lo que los familiares que fuman deben de colaborar no encendiendo sus cigarrillos cerca, también ocupando sitios libres de humo.

 

Si te ha sido de utilidad y te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales favoritas para hacerlo llegar a más personas... ¡Muchas gracias! 😉
Diferencia entre bronquitis crónica y aguda

Diferencia entre bronquitis crónica y aguda

Una de las enfermedades más comunes que afectan a las vías respiratorias es la bronquitis. Esta patología se presenta con la inflamación de la mucosa bronquial que se encarga de llevar el aire a los pulmones, ocasionando que la persona afectada respire con dificultad debido a la obstrucción en los conductos de aire.

La bronquitis aguda y la bronquitis crónica son las dos formas en las que se manifiesta la bronquitis, normalmente con síntomas similares pero con ciertas diferencias que a continuación te explicaremos.

¿Cómo diferenciar una bronquitis aguda de una bronquitis crónica?

tratar la bronquitis naturalmente

Cuando una persona tiene bronquitis, independientemente que se trata de bronquitis aguda o bronquitis crónica, el primer síntoma que aparece es el de una tos recurrente que genera moco espeso.

Con el paso de los días esta enfermedad puede progresar con este único síntoma y extenderse por varias semanas. Es por ello que para diferenciar la tipología de la enfermedad es necesario evaluar qué tan frecuentes suelen ser éstos síntomas.

La bronquitis aguda normalmente aparece como consecuencia de una gripe mal curada o un resfriado común. Es el tipo de bronquitis que aparece con mayor frecuencia y su causa se debe a un virus, razón por la cual ningún tipo de antibióticos es un medio efectivo para curarla.

Lo que se recomienda para la mejora progresiva de este tipo de bronquitis es el consumo constante de agua y líquidos, así como respetar el tiempo del reposo indicado por el médico.

Por su parte, la bronquitis crónica es una enfermedad mucho más complicada, ya que representa una inflamación prolongada en las vías respiratorias o los bronquios. Suele ser consecuencia directa del hábito del tabaquismo, y uno de sus remanentes o consecuencias posteriores es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

A pesar de que se trate de la misma enfermedad, tanto en su forma aguda como crónica, la gravedad de la bronquitis se determina por la repetición de la enfermedad.

Causas y sintomatología de la bronquitis aguda y crónica

bronquitis causas

En cuanto a la bronquitis aguda, la causa se asocia con un virus, que generalmente es el mismo virus que causa la gripe. Por su condición, las personas adultas mayores, los bebés y los niños, son los que se encuentran más susceptibles a sufrir este tipo de enfermedad.

Por otra parte, cuando hablamos de la bronquitis crónica, el hábito de fumar es la causa más frecuente de esta enfermedad.

Sin embargo, aquellas personas que se encuentren en situación de exposición a sustancias químicas irritantes en sus lugares de trabajo también son candidatos a padecer de bronquitis, al igual que aquellos que padezcan de reflujo gastroesofágico.

La bronquitis crónica puede conducir a estados de neumonía en muchas personas, sin embargo, es una enfermedad que más allá de su sintomatología, no suele presentar mayores complicaciones. Un examen físico correcto, acompañado de una radiografía de tórax, es el primer paso para recibir un diagnóstico adecuado y resolver sin problemas los síntomas de esta enfermedad tanto en su parte aguda como crónica.

Si te ha sido de utilidad y te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales favoritas para hacerlo llegar a más personas... ¡Muchas gracias! 😉

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, al igual que la mayoría de los sitios web, para brindarte la mejor experiencia de usuario posible de conformidad con el Reglamento Europeo de Protección de Datos. Si continúas navegando consideramos que Aceptas su uso tal y como establece nuestra Política de Cookies y nuestra Política de Privacidad, pincha en los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies