Bronquitis Asmática: Características y síntomas

Bronquitis Asmática: Características y síntomas

Si se conoce que la bronquitis es una enfermedad que afecta directamente los bronquios o vías respiratorias, produciendo una tos con flema recurrente, en el caso de la bronquitis asmática, se trata de un tipo de bronquitis que se presenta con síntomas asociados a la dificultad respiratoria, como la disnea o la descompensación.

Son síntomas similares al asma, en especial en aquella que se presenta en las etapas de la niñez.

Características de la Bronquitis Asmática

sintomas-de-la-bronquitis-asmatica

La bronquitis asmática suele presentarse a causa de un virus (por contagio) y puede llegar a convertirse en una enfermedad crónica si no se hace un diagnóstico a tiempo. Su aparición se caracteriza por un proceso inflamatorio en la zona de los bronquios pulmonares, ocasionando tos y expectoración espesa. Esta inflamación suele convertirse en un bronco espasmo, y las personas que la padecen tienen problemas para expirar el aire, no inspirarlo.

En el caso de la bronquitis asmática crónica, existen riesgos mayores como la aparición de un enfisema pulmonar, que ocasiona una desaparición de las paredes alveolares o tabiques debido a la prolongación de la irritación en el alveolo y la constante expectoración. A consecuencia de este hecho, el alveolo se agranda y ocasiona una disminución en la superficie de contacto, generando a su vez una ventilación más débil. Todos estos fenómenos ocasionan un menor intercambio de oxígeno y genera la fatiga de la persona que padece la enfermedad.

¿Cómo se presenta la bronquitis asmática?

que-es-la-bronquitis-asmatica

Las crisis respiratorias de la bronquitis asmática suelen aparecer normalmente en la tarde o en horas de la noche, y los pacientes indican que comienzan el día con fatiga y desaliento. Las crisis de asma que acompañan a este tipo de bronquitis tienen una duración aproximada de 2 a 3 horas, llegando a generar en muchos casos una ansiedad elevada. Estas crisis desaparecen una vez que la persona tose lo suficiente como para expectorar un fluido que es al principio espeso y blanquecino, pero que termina convirtiéndose en un líquido transparente, similar al agua.

Cuando desaparece la expectoración la crisis de asma también se va, y la persona siente una fatiga considerable. Si a causa de ello la persona empieza a tener un color morado en los labios, las uñas o los párpados, debe trasladarse directamente a un centro hospitalario para recibir atención médica y le sea suministrado oxígeno. Las razones para que estas crisis de asma se presenten pueden tener varios precedentes, entre los que destacan el psicológico, cuando la persona está expuesta a conflictos o emociones fuertes, estrés o angustia, donde la ansiedad expone en mayor medida los síntomas. Sin embargo, el polvo, el polen, u otros agentes externos pueden ocasionar daño.

Aquellas personas que sufran de asma crónica son las más propensas a sufrir las consecuencias de la bronquitis asmática, por su evidente debilitamiento de los conductos bronquiales y un sistema inmunológico más golpeado que los hace más susceptibles a desarrollar este tipo de infecciones respiratorias. El éxito del tratamiento en estos casos dependen de un rápido diagnóstico, y esto solo se logra acudiendo a un especialista al momento de presentarse los primeros síntomas.

 

Si te ha sido de utilidad y te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales favoritas para hacerlo llegar a más personas... ¡Muchas gracias! 😉
Qué es la bronquitis asmática

Qué es la bronquitis asmática

La bronquitis y el asma son enfermedades de las vías respiratorias que a menudo se confunden por su similitud en los síntomas, sin embargo su origen es distinto, es por eso que hablar de bronquitis asmática es algo confuso sin embargo algunos médicos han usado este término de manera informal y poco definida para tratar de darle un nombre a algunas complicaciones del asma o de la bronquitis, para comprender un poco más sobre qué es la bronquitis asmática, definiremos ambas enfermedades por separado:

  • El asma se produce por una de una reacción alérgica al polen, ácaros, moho, etc., provocando que los conductos respiratorios (bronquios) se hinchen y los músculos se contraigan provocando que el paso del aire se obstruya. Estos causan que la persona no pueda respirar, sienta opresión en su pecho y comience un ataque de tos.
  • La bronquitis se produce al contagiarse por un virus como el de la gripe y el resfriado, provocando síntomas como fiebre, mucosidad, tos, silbido al respirar debido a la mucosa pegada en los conductos respiratorios e inflamación de los bronquios.

Cuando se trata de la bronquitis asmática, algunos científicos utilizan el término para dos casos:

  1. Cuando una persona es diagnosticada con asma y simultáneamente adquiere bronquitis.
  2. Cuando una persona asmática tiene una tos incesante debido a un virus.

Cuando se tiene a una persona con asma, es necesario que siempre lleve su medicación consigo especialmente en temporadas invernales y primaverales cuando el polen abunda en el aire, también es necesario siempre mantener limpia la casa para eliminar todo rastro de polvo y ácaro principalmente en la ropa y muebles de tela, también se les recomienda no vivir con animales de compañía en la casa pues los ácaros y la caspa de su pelaje puede producir alergias que pueden desencadenar un ataque de asma el cual puede ser muy peligroso si no se atiende inmediatamente con su medicación.

Las cosas pueden empeorar si la persona asmática convive con personas fumadoras, su ambiente está muy contaminado por el humo de los carros, fogatas, fábricas, etc., y principalmente si se adquiere un virus como el de la bronquitis que fácilmente puede ser contagiado por otra persona, agravando la condición del asma, a lo que llamamos bronquitis asmática.

Cuando se presenta la bronquitis asmática es mejor acudir cuanto antes al médico para que permanezca bajo observación y se trate inmediatamente el virus de la bronquitis con medicamentos y así reducir el riesgo de problemas mayores como adquirir una bronquitis crónica, es decir padecerla de manera permanente al igual que el asma, por eso a las personas con asma es mejor ser siempre precavidos y cuidarse principalmente en temporadas donde los virus del resfriado están más presentes como en invierno y verano.

Ahora que ya conoces lo que es la bronquitis asmática y ambas enfermedades por separado, ante cualquier sospecha de la presencia de ambas enfermedades es mejor recurrir inmediatamente al médico por un diagnóstico y un tratamiento adecuado que mantenga una salud optima en lo posible.

Si te ha sido de utilidad y te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales favoritas para hacerlo llegar a más personas... ¡Muchas gracias! 😉
Don`t copy text!