Una Buena Salud Bucal Podría Prevenir la Bronquitis Crónica – Todo Lo Que Debes Saber ™ 【Actualizado 2019】

Una Buena Salud Bucal Podría Prevenir la Bronquitis Crónica – Todo Lo Que Debes Saber ™ 【Actualizado 2019】

Las ventajas de poseer una buena salud bucal son muchas, empezando por una dentadura sin caries ni placa, hasta otras más significativas, como la prevención de enfermedades respiratorias, entre ellas la neumonía y la bronquitis.

Así lo señalan distintos estudios, que afirman que una mala salud bucal podría incrementar significativamente el riesgo de padecer enfermedades respiratorias crónicas, como la bronquitis bacteriana.

Bronquitis y su relación con enfermedades dentales

Bronquitis y relación con enfermedades dentales

La continuidad anatómica entre los pulmones y la cavidad oral, puede llevar a que haya una intima relación entre la buena salud de los mismos.

La bronquitis es una enfermedad infecciosa que afecta directamente a las vías respiratorias.

Está presente en dos tipos, catalogados como viral y bacteriana, y se caracteriza por una inflamación de los bronquios, producción de esputos, fiebre y tos.

La hipótesis presente en distintos estudios, como el que presentó la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) en el 2016 sostiene que por la proximidad de la boca y el sistema respiratorio, la aparición de enfermedades como la neumonía y la bronquitis puede vincularse a la salud dental.

Además, problemas dentales como la placa bacteriana y enfermedades dentales como la gingivitis, podrían considerarse factores de riesgo ante el desarrollo de afecciones respiratorias, como la bronquitis bacteriana.

Este factor de riesgo hace que sea recomendable una visita anual a una clínica de especialidades dentales, como Servibucal, o algún otro servicio de salud dental, especialmente si existe un antecedente crónico de enfermedades respiratorias infecciosas.

Una higiene dental deficiente favorecería la multiplicación de las bacterias y los gérmenes orofaríngeos.

Si a esto se suma un sistema inmunológico débil, las bacterias que lleguen a los pulmones desde la cavidad bucal podrían desarrollarse en enfermedades respiratorias más graves, como la neumonía o agravar condiciones crónicas, como el EPOC.

Por otro lado se sabe que una boca limpia y saludable favorece un pulmón limpio, de modo que mantener una buena salud periodontal contribuirá, entre otros aspectos, a mejorar la salud respiratoria.

Una mala salud bucodental incrementa el riesgo de neumonía, bronquitis y EPOC

Mala salud bucodental multiplica el riesgo de bronquitis

Una boca sana y limpia será favorable para mantener en buenas condiciones la salud pulmonar.

En los últimos años se ha visto un aumento de la incidencia de patologías relacionadas con la mala salud bucal, relacionándoselas con la aparición de microorganismos no habituales, como “pseudomonas aeruginosa” y gérmenes anaeróbicos, siendo la boca el reservorio de estos organismos.

Y entre las explicaciones plausibles se encuentra la que explica el incremento de este tipo de infecciones respiratorias con el envejecimiento de la población, siendo que esto conlleva a más casos de mala salud bucodental y por ende más riesgos de que el contenido orofaríngeo se traslade a la vía aérea.

Ya que como mencionamos anteriormente la continuidad anatómica entre los pulmones y la cavidad oral, lleva a que haya una intima relación entre los mismos.

Sin embargo en una situación normal los agentes infecciosos deberían vencer los mecanismos de defensa inmunológicos para poder llegar al tracto respiratorio inferior.

Incluso estos mecanismos son tan eficientes que en aquellos pacientes sanos la vía aérea distal y parénquima pulmonar permanecen estériles pero cuando hay un desequilibrio  en relación huésped-patógeno, y/o si el patógeno es muy virulento se produce la infección.

Higiene bucal como medida de control

Dentista atendiendo a paciente

Un mal tratamiento de los problemas bucales puede llevar al desarrollo de bacterias orales que podrían afectar la salud pulmonar.

Aunque no es posible eliminar por completo las bacterias que habitan en la cavidad bucal, un buen cepillado puede ser de gran ayuda al momento de controlar su proliferación.

También se recomienda un control adecuado de ciertas afecciones, como la formación de placa o la aparición de caries.

Las personas propensas a padecer enfermedades respiratorias crónicas, como el síndrome EPOC, o que hayan padecido otras afecciones, como la neumonía, son las que más deben controlar su salud bucal, según afirman algunos especialistas.

Esto se debe a que un mal tratamiento a los distintos problemas bucales puede influir en el desarrollo de más bacterias orales que podrían llegar a los pulmones por el tracto bucofaríngeo.

Una visita al odontólogo dos veces al año se vuelve indispensable para mantener bajo control este tipo de afecciones.

Erradicar ciertos hábitos, como el tabaquismo y el poco consumo de líquidos también es de gran ayuda.

Por último, una revisión de rutina con un neumonólogo, si se presentan estos cuadros patológicos, también es recomendable.

De la misma forma, reducir los cuadros alérgenos puede ser una medida complementaria para mejorar la salud del paciente.

La importancia de un buen diagnóstico

Dentistas u Odontólogos para una buena salud bucal

Es muy importante concurrir al médico para realizar un correcto diagnóstico.

Una bronquitis viral puede durar mucho menos tiempo, y aparecer bajo ciertas circunstancias, por ejemplo, como resultado del cambio de clima, mientras que una bronquitis bacteriana tendrá su origen en el desarrollo de alguna bacteria alojada en el sistema respiratorio.

Para diferenciar ambas, es necesario acudir a un médico y someterse a una revisión completa.

Aunque es imposible de diagnosticar el tipo de bronquitis sin un conocimiento especializado, existen indicadores que permiten diferenciar entre un cuadro de bronquitis viral y uno bacteriano, entre ellas la duración de la fiebre, si la hay, la densidad del esputo y la prevalencia de otros síntomas, como la tos y el dolor al respirar.

Es recomendable estar alerta si estos síntomas persisten más de una semana, ya que implicaría dar inicio a tratamiento antibiótico.

El tratamiento oportuno de las enfermedades periodontales puede aliviar significativamente los distintos problemas respiratorios e impedir su avance.

La probabilidad de desarrollar alguna enfermedad respiratoria infecciosa puede ser de hasta 86% si no se mantiene el cuidado y la higiene bucal adecuada, pero según un estudio publicado recientemente por la Universidad de la Mancomunidad de Virginia ir al dentista puede reducir esta cifra significativamente.

El tabaco, un enemigo común

Pulmones con bronquitis y tabaquismo

El daño que provoca el tabaco en la salud bucal va más allá de sólo manchar los dientes, ya que además puede provocar pérdida de piezas dentales, y hasta cáncer oral.

El consumo de tabaco está muy relacionado con la salud bucal y las enfermedades respiratorias.

En algunos casos el tabaco es el factor principal desencadenante de ciertas enfermedades mientras que en otros casos es un factor de riesgo adicional.

Tanto las enfermedades de las encías como las enfermedades respiratorias tienen este factor de riesgo en común, por lo cual los especialistas confirman que dejar el consumo de tabaco es la primer medida que se tiene que tomar para prevenir tanto las enfermedades respiratorias como para asegurar una buena salud bucal.

Según estudios, los fumadores tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades periodontales.

El daño provocado por el humo del tabaco en la salud bucal va más allá de sólo manchar los dientes, y es que está estrechamente relacionado con la pérdida de piezas dentales, e incluso el cáncer oral.

Se estima que un fumador tiene tres veces más riesgo de contraer enfermedades periodontales que aquel que no fuma, al mismo tiempo que disminuye los efectos beneficiosos del tratamiento de la enfermedad periodontal.

Recomendaciones finales para mantener una buena salud bucodental y así prevenir la bronquitis crónica

Hombre con tos y bronquitis

La clave está en mantener y sostener en el tiempo un tratamiento preventivo, a la vez que se disminuyan los factores de riesgo que pueden desencadenar estos problemas de salud.

De manera adicional, existe una serie de recomendaciones que es posible seguir para erradicar de manera definitiva esta afección respiratoria.

  • Desarrollar hábitos sanos: hacer al menos 15 minutos de ejercicio o caminar al aire libre desarrolla la capacidad pulmonar, haciendo más fácil la recuperación si ya la persona se encuentra estable.
  • Dejar el tabaco: se ha comprobado que a los cinco años de dejar de fumar la capacidad cardiopulmonar es igual a la de una persona no fumadora.
  • Evitar el contacto con agentes irritantes: como los olores fuertes, fuentes de humo o agentes alérgenos, como polvo, arena o polen.

Además de disminuir el riesgo de afecciones respiratorias, una adecuada salud dental también puede disminuir la incidencia de enfermedades coronarias, así como el riesgo de padecer un infarto.

La clave está en el tratamiento preventivo y en la disminución de los factores de riesgo que pueden desencadenar estos problemas de salud.

Por todo lo mencionado en este artículo podemos concluir que es importante que tengas claro que las enfermedades dentales como la periodontitis o la gingivitis no sólo te afectan a nivel local sino que también pueden afectar otras partes del cuerpo, a nivel sistémico.

Y es que además de estar relacionada la mala salud bucal con la bronquitis también está relacionada con otras enfermedades, como por ejemplo la periodontitis está relacionada con el riesgo de padecer enfermedades cardio-vasculares, complicaciones durante el embarazo o descompensaciones de diabetes.

Por todo esto es que los expertos recomiendan realizar un mantenimiento periodontal cada tres a cuatro meses de manera que se mantenga una salud bucal adecuada.

 

Este artículo sólo busca informarte sobre que una buena salud bucal podría prevenir la bronquitis crónica pero no sustituye el diagnóstico ni el tratamiento médico profesional. Si tienes dudas sobre tu salud, te recomendamos que consultes a tu médico de cabecera.

 

¡Dinos si te ha gustado este artículo!

Si te ha sido de utilidad y te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales favoritas para hacerlo llegar a más personas... ¡Muchas gracias! 😉

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, al igual que la mayoría de los sitios web, para brindarte la mejor experiencia de usuario posible de conformidad con el Reglamento Europeo de Protección de Datos. Si continúas navegando consideramos que Aceptas su uso tal y como establece nuestra Política de Cookies y nuestra Política de Privacidad, pincha en los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Don`t copy text!