Bronquitis en niños

bronquitis infantil en niños

La mayoría de los padres se asustan al hablar de la bronquitis, y está situación es entendible, ya que esta enfermedad significa una inflamación de los bronquios de quien la padece, y es un tema especialmente delicado cuando se trata de niños.

Sin embargo, los médicos suelen recomendar a los padres o cuidadores calmarse ya que según las conclusiones médicas la bronquitis no es una condición crónica en los niños.

De todos modos, es muy importante que quienes sean responsables de estos adquieran conocimientos sobre esta enfermedad para poder detectarla a tiempo y actuar correctamente.

La bronquitis es un problema del tracto respiratorio inferior que se manifiesta por una inflamación y/o infección de las vías respiratorias, que incluye la tráquea y los tubos de aire que transportan el oxígeno a los pulmones. Hay dos tipos de bronquitis: aguda (a corto plazo) y crónica (a largo plazo).

La bronquitis afecta los bronquios. Estos son tubos en los que el aire pasa a través de ellos dentro y fuera de los pulmones.

El tipo de bronquitis más común en los niños resulta ser la bronquitis aguda. Ya que por lo general la bronquitis crónica aparece a la edad adulta, especialmente en personas que fuman asiduamente y en aquellos que son propensos a inhalar sustancias químicas.

¿Qué verás en este artículo?

Bronquitis Aguda

La bronquitis aguda es más común durante la temporada de invierno, cuando generalmente suele atacar a los niños.

Algunos virus atacan el revestimiento del árbol bronquial, lo que conduce a una infección. La hinchazón aumenta debido a la resistencia del cuerpo ante los virus. Cuando hay más inflamación, se produce más moco.

Si observas que tu hijo tiene secreción nasal, la cual comienza antes que la tos, tiene un poco de fiebre, siente dolor en la espalda y dolor muscular, además tiene dolor de garganta, escalofríos y malestar general, entonces es muy probable que esté padeciendo una bronquitis aguda.

Durante el inicio de la bronquitis aguda, tu hijo tendrá una tos seca que luego se convertirá en una tos abundante llena de moco. Hay momentos en que algunos niños vomitan o sienten náuseas, provocadas por la tos.

Tras la observación de los síntomas antes mencionados, se recomienda que lleves a tu hijo al médico.

La bronquitis aguda se detecta inicialmente mediante la obtención de la historia clínica del niño y la realización de un examen físico. Además, se pueden realizar las siguientes pruebas:

  • Análisis de sangre
  • Radiografía de tórax
  • Exámenes de los pulmones
  • Oximetría de pulso
  • Cultivos de esputo

Un niño con bronquitis aguda se pondrá bien si hace reposo. Deberá, además, tener una dieta balanceada y beber mucho líquido sin cafeína.

Otro remedio muy útil es la mejora de la humedad dentro del ambiente en el que se encuentra.

Puede suceder que el médico recomiende medicamentos relacionados con el asma. Esto ayudará a la liberación de moco en el interior de los tubos bronquiales. Los medicamentos se encuentran por lo general acompañados con un inhalador.

También se le pueden dar analgésicos al niño para aliviar la fiebre, y el malestar que está sintiendo.

Los padres o cuidadores deben tener cuidado de no dar aspirina a los niños que padecen bronquitis, ya que puede conducir a enfermedades graves como el síndrome de Reye. Además, los antihistamínicos deben evitarse ya que pueden empeorar la tos de tu hijo.

Para que la bronquitis aguda no sea recurrente, se aconseja que le pidas a tu hijo que se lave frecuentemente las manos y lo mantengas alejado del humo de cigarrillo.

Bronquitis crónica

La bronquitis crónica es el segundo tipo de la enfermedad. Por lo general, aparece después de una irritación continua de los tubos bronquiales. Esta bronquitis es “crónica” si los síntomas persisten por más de tres meses.

Los estudios demuestran que hay pocos casos de bronquitis crónica en niños en comparación con la bronquitis aguda. La bronquitis en los niños puede volverse crónica si los síntomas no han sido tratados bien.

La bronquitis crónica es una categoría de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

La EPOC es un problema respiratorio que se desarrolla que a la larga impide que el paciente respire con normalidad, causando dificultad en el esfuerzo físico y que pueda requerir un suministro de oxígeno con regularidad.

La bronquitis debe ser tratada adecuadamente, ya que puede conducir a enfermedades respiratorias graves como la neumonía, enfisemas, insuficiencia cardíaca derecha, o hipertensión pulmonar.

Cuando tu hijo tenga resfriado o tos, lo mejor es buscar ayuda médica de inmediato, porque esto puede llevar a la bronquitis.

Si te ha sido de utilidad y te ha gustado este artículo compártelo en tus redes sociales favoritas para hacerlo llegar a más personas... ¡Muchas gracias! 😉

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para cumplir con la Ley de Protección de Datos (RGPD) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra Política de Privacidad.

– Responsable: Ramiro Rementería.

– Finalidad: la finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este sitio web.

– Legitimación: tu consentimiento de que quieres comunicarte con nosotros.

– Destinatarios: los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD.

– Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, así como derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!