Diagnóstico de la Bronquitis Crónica

Diagnóstico de la Bronquitis Crónica

Diagnóstico de la Bronquitis Crónica. La bronquitis crónica es una enfermedad respiratoria a largo plazo. Las personas que la padecen presentan mucha mucosidad que obstruye las vías respiratorias que provoco tos diariamente durante al menos tres meses al año, por lo menos por dos años consecutivos.

Este tipo de bronquitis es una enfermedad pulmonar grave persistente que requiere atención médica continua y puede conducir a un deterioro gradual de los pulmones. Muchas de las personas que presentan esta enfermedad también desarrollan otra enfermedad respiratoria llamada enfisema.

La bronquitis crónica implica una obstrucción del flujo de aire en los conductos respiratorios que empeora con el tiempo. Esto provoca dificultad creciente para respirar y más producción de mucosidad en los pulmones.

Esta enfermedad es una forma de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), una afección de salud grave.

¿Cómo se diagnóstica la bronquitis crónica?

Para realizar un diagnóstico el médico revisará tu historia médica y te preguntará sobre tus hábitos de fumar pasados y actuales y si vives con alguien que fuma.

Le deberás informar al médico cualquier antecedente de exposición en el trabajo a irritantes transportados por el aire así como cualquier antecedente familiar de enfermedades respiratorias, tales como fibrosis quística o enfisema.

Además es importante que el médico sepa durante cuánto tiempo has tenido tos, si produces moco excesivo y la frecuencia con la que se ha dado ésto en los últimos dos años. Preguntará sobre la consistencia, la cantidad y el color de la flema al toser en un día típico.

Es muy importante que respondas a estas preguntas de forma correcta y le indiques si tienes dificultades para respirar.

El médico utilizará un estetoscopio para auscultar los pulmones, en busca de sibilancias (sonidos agudos producidos al expulsar el aire a través de las vías respiratorias congestionadas) y estertores (sonidos vibratorios producidos cuando el aire se mueve a través de las vías respiratorias llenas de líquidos).

El médico también percutirá tus pulmones (colocando una mano sobre el pecho y golpeando con los dedos de la otra mano). La vibración de la percusión del tórax producida ayuda al médico a determinar el estado y el tamaño de los pulmones.

Además es posible que se necesite realizar una radiografía de tórax para descartar otras enfermedades (como neumonía) que pueden ser similares y contribuir a la bronquitis crónica. Esta radiografía no sirve para diagnosticar la bronquitis crónica temprana ya que si es tomada durante las etapas iniciales de la enfermedad a menudo resulta normal.

También puede ser que se tengan que tomar pruebas de función pulmonar, las cuales miden que tan bien tus pulmones toman, retienen y utilizan el aire, siendo la espirometría la más frecuentemente realizada de estas pruebas.

Estas pruebas pueden necesitar ser repetidas en el tiempo para que el médico haga un seguimiento de la enfermedad y pueda apreciar si el tratamiento está ayudando.

Además es posible que haya que realizar pruebas de laboratorio, las cuales pueden incluir un hemograma completo (CBC) para determinar si una infección es la causa de los síntomas de la bronquitis.

El médico podrá tomar una muestra de flema (mucosidad) para determinar si los síntomas son causados por un virus o una bacteria.

Otra prueba que puede ser necesaria realizar es una gasometría arterial (ABG) esta prueba mide los niveles de oxigeno y dióxido de carbono en la sangre. Los resultados de esta prueba le indicaran al médico que tan avanzada está la enfermedad y si es necesario un tratamiento con oxigeno. Posiblemente se necesiten realizar más de una prueba ABG, especialmente durante un episodio agudo de dificultad respiratoria. (Ver: Gasometría arterial)

Si estás alrededor de los 45 años o menos, y no eres fumador, o si tienes antecedentes familiares de EPOC, el médico puede hacerte una prueba de sangre para determinar su tienes suficiente alfa-1 antitripsina (AAT). La AAT es una proteína que se genera en el hígado y es liberada en la sangre. La deficiencia de AAT es una enfermedad hereditaria en la que no hay suficiente AAT en la sangre y los pulmones están desprotegidos. Está deficiencia puede producir en la tercera y cuarta década de vida una EPOC. En el caso de presentar esta deficiencia tú médico puede recomendarte la terapia de reemplazo de AAT.

Si bien los daños que ya hayan sido ocasionados en los pulmones no pueden ser revertidos, la terapia de reemplazo de AAT puede retrasar la progresión de la enfermedad pulmonar. Una vez comenzada esta terapia debe ser mantenida de por vida.

El médico también puede necesitar realizar un electrocardiograma (ECG). Los resultados de este estudio ayudan al médico a determinar si los síntomas de la bronquitis son causados o empeorados por un problema cardiaco. Además de mostrar si el corazón está teniendo problemas para tolerar su enfermedad.

Debido a que la bronquitis crónica puede causar problemas cardíacos a través del tiempo, el médico puede realizar un ECG más de una vez. 

Más información Gratis: Reporte Gratuito sobre Bronquitis en PDF – Clic para descargar

 

Artículos Relacionados…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest